Posts etiquetados ‘adoración’

El día 25 de enero recordamos, cada año, la conversión de san Pablo. Aquella caída del caballo que se nos narra en Hechos 9, 1-9, que cambió y transformó a Saulo para siempre. Ahora, igual que entonces, Cristo sigue llamando a muchos corazones y transformándolos para Él.

Durante una semana entera antes de esta fiesta, del 18 al 25 de enero, se celebra en todas las iglesias occidentales la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. En nuestra Diócesis también se nos pide, de manera especial, la oración por la unión de los hermanos cristianos de otras confesiones, principalmente ortodoxos y protestantes. La Semana de Oración culminará con un encuentro ecuménico en la Catedral-Magistral el sábado 24 de enero.

Imagen1

Desde las comisiones encargadas de ello en el Vaticano y en la Conferencia Episcopal Española se nos propone este año la reflexión en torno al evangelio de san Juan que narra el encuentro de Jesús con la Samaritana (Jn 4, 1-42), con el lema:

Jesús le dice: “Dame de beber”

Vídeo FJRM (4:37)

La semana de oración por la unidad de los cristianos no es un momento para lamentar únicamente la pérdida de hermanos creyentes en Cristo, sino una semana para redescubrir en unos y en otros las riquezas que a veces quedan veladas por las diferencias. Como la samaritana, es necesario aceptar la existencia del otro, no como una amenaza, sino como una oportunidad de aprendizaje y de complementariedad. Todo el que ha vivido un tiempo en un país de mayoría no católica puede hablar de la experiencia enriquecedora que supone compartir la fe con otras confesiones, y también del profundo dolor de saber cuán pequeñas son las diferencias y qué grandes se hacen a nuestros ojos.

Por eso, esta semana, es importante que dediquemos una parte de nuestro tiempo a pedir a Dios el don de la Unidad. La unidad de los cristianos no es tarea imposible. Aunque nos parezca que desde nuestra parroquia o nuestra casa no podemos hacer mucho, la fuerza de la oración es poderosa. Si trabajamos por la unidad en nuestras familias, en nuestras parroquias, en nuestros movimientos, en nuestra Diócesis… estaremos en el camino correcto. Solo desde nuestra propia unidad podremos un día alcanzar el don de la unidad entre todos los cristianos.

Marta Galán

Anuncios
Los fieles de la diócesis llevamos nuestros deseos a los Magos

Los fieles de la diócesis llevamos nuestros deseos a los Magos

Un año más cuando se acerca el día de Reyes, los fieles de la diócesis de Alcalá pudimos acercarnos a llenar los sacos de los Magos de oriente con nuestros deseos para el nuevo año. Todas esas cosas, que no se compran con dinero y que verdaderamente son las más importantes y nos dan la felicidad, quedaban recogidas en las cartas entregadas a sus majestades. Niños y mayores hacían cola delante del Palacio Arobispal para poder entregar las peticiones que ya han sido llevadas a los conventos de clausura de la diócesis para que las religiosas recen por las intenciones de todos los que nos acercamos con ilusión y fe a estos magos. Magos que sin venir de tan lejos, llevan sus alforjas cargadas de deseos que trascienden lo material y llenan de ilusión no solo la mañana de Reyes, sino todas las mañanas del resto del año.

Antes de volver a oriente, el 5 de enero los Magos presentaron las cartas de los fieles en la Vigilia de Reyes de la Catedral Magistral. El evento estuvo presidido por el obispo Monseñor Juan Antonio Reig Pla y a él asistieron un centenar de personas entre niños, jóvenes y familias enteras que se reunieron para adorar al Santísimo y poner ante el Señor sus deseos y necesidades para este nuevo año. También estuvo presente el Coro Joven Diocesano que acompañó la celebración con sus villancicos.

Los Magos presentaron las cartas al Niño Jesús

Los Magos presentaron las cartas al Niño Jesús

La vigilia fue bastante dinámica pues los cantos, la proclamación de la Palabra de Dios y la lectura de varios fragmentos del libro La infancia de Jesús de Benedicto XVI, se alternaron con las reflexiones sobre las lecturas y los momentos de silencio para la meditación. Los Reyes Magos también participaron en la vigilia presentando al Señor sus dones y depositando ante la imagen del Niño Jesús las numerosas cartas que recogieron en el palacio. Otro gesto emotivo de la noche fue la adoración por parte de unos niños disfrazados de pastorcillos.

Al final de la vigilia Monseñor Reig Pla hizo un repaso y un comentario de las lecturas escuchadas durante la vigilia. La celebración concluyó con la adoración del niño Jesús.

El encuentro fue organizado por Juan Miguel Prim, párroco de la Catedral de Alcalá, y la asociación Catholic On, dedicada a la evangelización a través del diseño, la música, las nuevas tecnologías y otros ámbitos. Para Ignacio Antón, presidente de Catholic On, «fue un auténtico regalo poder estar esa hora rezando delante del Señor acompañado de tantos amigos».

José Manuel Lara y Javier Pérez

Capilla de Adoración Permanente de las Santas Formas

¡Pincha para ver todas las fotos!

El pasado 13 de mayo fue un día importante para la Diócesis de Alcalá. Un viejo milagro volvió a tomar forma y cuerpo en el mismo lugar donde hace 415 años comenzó toda esta historia que ya había empezado un Jueves Santo muchos años atrás, en Jerusalén.

Este 13 de mayo, VI Domingo de Pascua, con gran alegría, nuestra Diócesis volvió a celebrar la fiesta de las Santas Formas. Una celebración que no pudo ser otra que dar inicio a la Adoración Eucarística Perpetua en la Capilla de las Santas Formas de la Parroquia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares. Una verdadera joya arquitectónica que ha recuperado todo su esplendor para acoger al Amor y a los corazones que quieran acercarse a Él.

Desde ese día, cualquiera que quiera podrá acercarse a contemplar el viejo y siempre nuevo milagro de la Eucaristía en horario de 8.00 a 13.00 horas. Sin embargo, la intención es ampliar el horario hasta poder dejarla permanentemente abierta a la adoración. Una tarea a la que cualquiera de nosotros, podemos ayudar cediendo algo de nuestro tiempo para orar ante el milagro del altar: Jesús presente en el pan de la Eucaristía.

Tan solo hace falta querer responder con amor al que es todo Amor y ayudar a que poco a poco este milagro se convierta en el centro de la ciudad y la Diócesis de Alcalá. ¿Te apuntas?

Si además de toda la información que encuentras en los enlaces de este post necesitas más detalles, no dudes en ponerte en contacto con la Capellanía de las Santas Formas en el número de móvil (+34) 683333901  o a través de correo electrónico aepalcala@yahoo.es .

Jesús te espera, ¡ven!

Vídeo ADALtv (0:33)

Redacción ADAL

A menos de una semana de que comience la Adoración Eucarística Permanente en nuestra diócesis, recuperamos un artículo sobre el origen y la tradición de la fiesta de las Santas Formas, las cuales se conservaban en una custodia similar a la que se va a emplear ahora para adorar al Santísimo.

Estampa de la Custodia de las Santas Formas, Félix Yuste

Desde que era muy pequeño, mi abuelo me contaba cómo, con gran devoción y alegría, se celebraba, antes de 1931, la fiesta de las Santas Formas. El quinto domingo después del de resurrección, los hijos de Alcalá (como los llamaba mi abuelo), por lejos que estuvieran, volvían a la casa familiar para asistir a la Eucaristía en la Magistral, comer en familia y asistir por la tarde a la solemne procesión.

Al paso de la custodia con las Santas Formas, los balcones de Alcalá se encontraban adornados con banderas y mantones, y las autoridades religiosas y el pleno del ayuntamiento al completo, en perpetuo voto(promesa hecha en público ante la Iglesia) , acompañaba el recorrido por las calles del centro histórico.

Historia de su aparición y devoción
Para conocer un poco más de estas Sagradas Formas, debemos remitirnos a finales del siglo XVI, cuando en el Colegio de Jesuitas de Alcalá de Henares, un morisco se postró en secreto de confesión ante el padre Juan Juárez. El penitente se acusó de haber profanado junto a otros compañeros varias iglesias y, fruto de ello, tenía en su posesión veintiséis formas consagradas, que éste había salvado de la destrucción. En aquellos momentos se solía acusar con frecuencia de la profanación de sagrarios a los moriscos, que eran españoles de religión musulmana.

Las Formas fueron entregadas al jesuita envueltas en un papel y comunicó  el hecho de inmediato a sus superiores. No sabían cómo proceder con dichas Formas. Consumirlas fue una solución que no se contempló, puesto que se estaban dando muchos casos de envenenamientos de sacerdotes por consumir formas que supuestamente habían sido profanadas y posteriormente devueltas. Así se pensó en destruirlas, pero la sospecha de que estuvieran consagradas hizo que optaran por guardarlas en una pequeña caja en el altar de la iglesia, de esta manera se corromperían y así, según las costumbres litúrgicas, se procedería a destruirlas definitivamente. La sorpresa de los Jesuitas sería muy grande cuando pasó el tiempo y las formas no se corrompieron. Once años después de que las formas se confiaran al padre Juárez, se decidió ponerlas en una habitación subterránea y húmeda para favorecer su corrupción. Meses después, se sacaron de este lugar y las Santas Formas seguían como el primer día.

Después de distintos exámenes médicos y notariales, en 1619, se proclama públicamente el milagro y se les empieza a dar culto en Alcalá, convirtiéndose su capilla, en la que ahora es la iglesia de Santa María, en un lugar de peregrinación de cientos de fieles e incluso de la Familia Real.

Cúpula de la capilla de las Santas Formas (Iglesia de Santa María, Alcalá de Henares) / FRANCISCO GARCÍA HERVÁS

A finales del siglo XVIII las Santas Formas se trasladan a la Magistral y se comienza a realizar una procesión todos los años en su festividad, algo que no había sido habitual hasta el momento; anteriormente, su salida de la Iglesia se reservaba a momentos especiales, como los años de fuertes sequías.

El pueblo de Alcalá de Henares veneró las afamadas Formas hasta principios de la Guerra Civil. En Julio de 1936, el templo principal de Alcalá fue bárbaramente saqueado e incendiado y en este desconcierto se perdió para siempre el rastro de las Santas Formas y la custodia donde se conservaban.

«Procesión de las Santas Formas», Félix Yuste

Una vez acabada la guerra corrió el rumor de que tres sacerdotes habían logrado esconder la custodia antes de que la Magistral fuera saqueada; pero estos tres sacerdotes murieron mártires de la persecución religiosa en Alcalá. En relación a su posible escondite, cabe mencionar el rumor de que pudieran estar enterradas en la misma Magistral,  que pareció desvanecerse, en la última restauración llevada a cabo en esta iglesia en los años noventa. En esta intervención arqueológica se levantó todo el pavimento de la Catedral y el claustro y no se encontró rastro de las Santas Formas o de su custodia.

A pesar de la perdida de las Incorruptas Formas, el pueblo de Alcalá sigue celebrando de manera sencilla esta festividad en su recuerdo y así el quinto domingo de pascua, tras la misa principal, de manera sencilla se realiza una procesión por el interior del templo catedralicio con El Santísimo Sacramento. De esta manera, los cristianos de Alcalá mantienen viva la memoria de una de nuestras más bellas y sentidas tradiciones locales.

José Manuel Lara
Revista ADAL – N.º 40 – Año V – Junio de 2009

«Adoración de los Reyes Magos», Rubens

La Adoración de los Magos ha sido un tema muy difundido por el arte de Occidente a lo largo de todos los tiempos. Para la representación de este tema, debemos acudir al Evangelio de san Mateo, el único que recoge este pasaje. Más bien, el evangelista nos dice poco de quiénes eran estos misteriosos personajes. En primer lugar, no sabemos cuántos eran, ni sabemos sus nombres, ni de qué nación proceden. Lo único que sabemos es que: «Unos magos de oriente se presentaron en Jerusalén» (Mt 2,1). «Al ver la estrella experimentaron una grandísima alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre; se pusieron de rodillas y lo adoraron; abrieron sus tesoros y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra» (Mt 2, 10-11).

Pocos datos más se nos ofrecen de estas misteriosas personas que adoran al Niño en su casa, pero la imaginación de teólogos y artistas pronto dará sus frutos y, así, dicho tema se convertirá en punto de referencia en la representación navideña del arte occidental.

En primer lugar, a través de los evangelios canónicos , no sabemos el número de los magos y así podrían ser dos, cuatro o hasta dieciocho. Finalmente, con el tiempo se termina fijando su número en tres, relacionado con el misterio de la Santísima Trinidad.

Ábside de Santa María de Tahull / MNAC (BARCELONA)

Ábside de Santa María de Tahull / MNAC (BARCELONA)

Siguiendo con la indefinición de los magos, que procederían de Oriente. Éstos terminaron representando en su persona, cada uno de los continentes descubiertos desde antiguo. De esta manera, el Misterio de la Epifanía es la manifestación de Cristo como Salvador, no sólo para los judíos sino para todos los pueblos y naciones. Así  Gaspar, representaría a Asia, África se encarnaría en Baltasar, y la vieja Europa en la figura de Melchor. No obstante, en alguna ocasión, después del descubrimiento de América, se representa un cuarto rey como rey de las Indias, o Baltasar no se representa con rasgos negros sino indígenas.

En cuanto a los tradicionales nombres de los magos, tampoco éstos aparecen en el evangelio de Mateo, pero aparecen en un evangelio apócrifo . Exactamente en el Evangelio Armenio de la Infancia, que ya en el siglo VI los menciona con estos nombres.

Pero, no hay que olvidar que la representación de los Magos también evoluciona  a lo largo de la historia del arte. Así las ingenuas imágenes paleocristianas nos presentan a veces a dos magos muy similares entre ellos. La Edad Media nos dejará, en el románico, unos magos con aspecto de reyes, muy rígidos y todos de piel blanca, y será a finales del siglo XV cuando en la pintura flamenca  aparezca la figura del rey negro.

El renacimiento nos trae complejos cortejos de magos vestidos a la manera de los príncipes renacentistas y posteriormente el barroco nos deja fastuosas caravanas de hombres que vienen de lejanos países con ricos y ampulosos ropajes y ricas coronas y turbantes.

«Viaje de los Magos», Benozzo Gozzoli

«Viaje de los Magos», Benozzo Gozzoli

Las imágenes de los Magos de Oriente también representarán a lo largo de la historia las tres edades del hombre, reflejadas en la imagen de cada uno.  Melchor, el más anciano, siempre abre la comitiva real y es el primero en postrarse al llegar ante la presencia de Jesús, y Baltasar, por el contrario, es el más joven.

Por último, debemos analizar los presentes llevados por los magos al Niño. Estos regalos fueron siempre tratados como elementos simbólicos. De este modo, pueden relacionarse con las virtudes teologales: el oro con la caridad, el incienso con la fe, y la mirra con la esperanza.  En el mundo místico de los conventos, algunos autores relacionan el oro con el amor, el incienso con la oración y la amarga mirra con el sacrificio. Mucho más funcionalista es la visión que quiere ver en el oro el presente que socorrería la pobreza de la Virgen, el incienso sería para suavizar el mal olor de la cuadra y la mirra como ungüento para asear al recién nacido. Aunque la simbología más aceptada es la presentación de oro en alusión a Cristo como rey, el incienso en alusión a su naturaleza de Dios y la mira de hombre.

En definitiva, lo que los Magos nos presentan es a tres personas que viven la locura evangélica, que confían y se ponen en camino detrás de una estrella porque no pierden la esperanza de que el Mundo cambie. Y finalmente, sin decir nada, se postran y adoran a un Dios que ha nacido niño y que acepta un pesebre por trono. Sin duda, un misterio todavía hoy escondido a muchos.

«Adoración de los Magos», Hans Memling

«Adoración de los Magos», Hans Memling

+info: MAYO SÁNCHEZ, María: Navidad en Caja Segovia 2002
CÁMARA, Alicia «Ya llegan los Magos» en Descubrir el arte, nº 34

José Manuel Lara

Revista ADAL – Nº 34 – Año 5 – Enero de 2009