Archivos de la categoría ‘Con intención’

Después del tiempo de Cuaresma, de ayunos y limosnas, de oración, llega la Semana Santa, y con ella images2 la Pascua de Resurrección. Y resulta ciertamente curioso que mientras que la Cuaresma suele ser un tiempo que mantenemos muy presente, ya sea con la confesión, ayunando, etc., los 50 días de Pascua pasan muchas veces sin que lleguemos a detenernos en ellos. Y, sin embargo, nosotros hemos nacido para la Vida y no para la muerte. El tiempo Pascual es propiamente el tiempo en el que celebramos la victoria de la Resurrección. Y es tan importante que, de hecho, la Iglesia dedica una semana entera (la octava de Pascua) a celebrar una y otra vez el Domingo de Resurrección. Porque es un misterio tan grande que un día solo no basta para contemplarlo.

images

El papa Francisco nos propone este año, además, que hagamos nuestro el mandato de Jesús a sus discípulos: «Id a Galilea». Allí donde empezó todo es donde los discípulos, asustados y temerosos, podrán encontrarse de nuevo con Cristo Resucitado. Para nosotros, ir a Galilea tiene que significar volver al origen. Volver al instante en que Cristo pasó por nuestra vida, nos llamó por nuestro nombre, y dejándolo todo le seguimos. Recuperar el amor primero. Este tiempo Pascual puede ser un buen momento para dejarnos sorprender de nuevo por el poder de Dios, para releer los acontecimientos de nuestra vida desde la Resurrección y el amor de Cristo.

El tiempo de Pascua finaliza con la Vigilia de Pentecostés, pero son 7 semanas jalonadas de fiestas y celebraciones para ayudarnos a redescubrir cada año la alegría que brota de saber que hemos sido rescatados para la Vida.

 

Marta Galán

 

Anuncios

El pasado día de san Valentín el papa Francisco se reunió en la plaza de san Pedro con más de diez mil parejas de novios de todo el mundo bajo el lema: «La alegría del sí para siempre». Durante este encuentro las palabras del Papa nos han recordado la importancia del matrimonio como vocación en la Iglesia y del tiempo de noviazgo como su preparación.

images3El matrimonio no es aquello que queda si uno no está llamado a la vida consagrada, sino una vocación en toda regla. Una llamada a la santidad a través de la entrega a la persona que ha sido puesta a tu lado, con nombre y apellidos. Por eso es fundamental que el tiempo de noviazgo sea tiempo de discernimiento, para descubrir si la otra persona es aquella que Dios ha elegido para tu vida. No podemos olvidar que el matrimonio, y el noviazgo como su preparación, no son cosa de dos, sino de tres. Hay que poner a Dios en medio, pues solo Él es la garantía en el amor para siempre. El éxito de un matrimonio, de una familia, no se decide el día de la boda, sino que comienza a forjarse en el noviazgo, e incluso antes. Tu futuro esposo/a ya existe. Dios os ha puesto ya en camino a los dos para que podáis encontraros en el momento adecuado… ¿Vas a dejarte en sus manos para que esto suceda? ¿Vas a empezar a vivir ya esa vocación a la que Él te está llamando? O más bien, ¿vas a vivir despreocupadamente tu vida esperando que el día que encuentres a esa persona todo cambie?

images2

Hagamos un ejercicio… piensa en tu futuro esposo/a. ¿Cómo es? ¿Cómo vive? ¿Qué cualidades tiene? Y tú, que vas a serniños rezando esposo/a… ¿Cómo eres? ¿Cómo vives? ¿Qué cualidades tienes? La preparación al matrimonio no comienza el día que encuentras novio/a. Empieza ahora. Si te sientes llamado a esta vocación, puedes empezar desde hoy a rezar por esa persona que Dios tiene pensada para ti.

¿Aún no estás convencido? No te preocupes, te damos muchas más razones sobre por qué hacer un buen noviazgo.

Marta Galán

«Conscientia mea iterum atque iterum coram Deo explorata ad cognitionem certam perveni vires meas ingravescente aetate non iam aptas esse ad munus Petrinum aeque administrandum…».

BenedictoCon estas palabras en latín, hace justo un año Benedicto XVI anunciaba a un grupo de cardenales y periodistas su renuncia al pontificado. Con gran estupor, los periodistas allí presentes intentaban traducir y asimilar una noticia tan sorprendente como inesperada. Es entonces cuando por las redes sociales empieza a correr la noticia, y el debate ante tal «bombazo» empieza a ser creciente.

48 horas después, es decir, el 13 de febrero, Benedicto XVI, en la audiencia general de los miércoles, explica su decisión a los allí presentes:

«He decidido renunciar al ministerio que el Señor me confió el 19 de abril del 2005. Lo hago con plena libertad por el bien de ladomingo ramos Iglesia, tras un periodo largo de oración y tras haber examinado ante Dios mi conciencia, totalmente consciente de la gravedad de este acto, pero a su vez, consciente también de no ser capaz de desempeñar el ministerio petrino con la fuerza que el mismo requiere».

«A pesar de mi retiro, estaré unido a todos vosotros mediante la oración y estoy seguro de que también vosotros estaréis cercanos a mí, aunque para el mundo permaneceré escondido».

Hace un año, Benedicto, sabio y humilde, supo decirle a Dios: «Hágase en mí tu voluntad», y ofreció su renuncia a pesar de que con vuelo Benedictoella pudiera parecer débil y cobarde. Sin embargo, con su gesto demostró ser una persona valiente y entregada, un peregrino, como se definió él mismo, «que comienza la última etapa de su peregrinaje en esta Tierra».

Francisco-y-Benedicto-XVI-Desde ADAL le damos las gracias por estos años de entrega y no nos olvidamos de él, sino que nos unimos al papa Francisco y «rezamos hoy juntos por Su Santidad Benedicto XVI, un hombre valiente y humilde».

Mª del Pilar García

«Adoración de los Magos», Murillo

«Adoración de los Magos», Murillo

Queridos Melchor, Gaspar y Baltasaar:

Hace mucho tiempo que no escribo una carta, pero este año no he podido dejar pasar la oportunidad.

No pido nada material. Tengo todo lo que necesito. Pero quiero pedir muchas otras cosas…

Os pido que sea siempre capaz de escuchar la voz de Dios en mi vida.

Que, durante este año, sea más dócil a aquello que Jesús me pide, más paciente con todos y que ame másincluso especialmente a aquellos que más me cuesta.

Os pido también por los sacerdotes, para que sean santos y fieles a Cristo y a su Iglesia, y por todas nuestras familias, que sean modelo como la familia de Nazaret en las que vivir el amor y la vocación a la santidad de cada uno.

Sé que es un poco difícil… pero os pido también por la paz en el mundo. Hace mucha falta. No sólo en Siria y esos lugares que salen cada día en las noticias, sino también por tantos conflictos olvidados en África y otros lugares. Y por la paz en nuestras ciudades y nuestras casas

Os pido salud para aquellos a los que más quiero. Sé que es complicado, y que algún -espero que pocos- sufrimiento tendremos que afrontar. Así que también os pido fortaleza y fe para cuando éstos lleguen.

No se me ocurre nada más… pero seguro que a lo largo del año se me ocurren más cosas y tendré que seguir pidiendo. Sólo recordaros lo que más quiero, para que si no podéis traerme todo al menos lo intentéis con esto (sé que tenéis muchas peticiones): Que nunca me aparte de Jesús.

Con mucho cariño,

ADAL Comunicación

Vigilia de Reyes

¡Los Reyes Magos han llegado a Alcalá!

¿Aún no has escrito tu carta?

 En ADAL Comunicación, ya tenemos la nuestra y te invitamos a que tú también la escribas y te acerques el viernes 3 de enero a las 16:30 horas a la Catedral-Magistral a recibir a los Reyes. O hasta las 20:00 horas en el Palacio Arzobispal para entregarles tu carta. ¿Qué no puedes el viernes? ¡No te preocupes! Los Reyes Magos estarán el sábado 4 entre las 11:00 y las 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas y el domingo 5 por la mañana en el mismo horario. Incluso puedes mandarla por email; que los Reyes ya se han modernizado.

Las cartas recibidas se presentarán al Niño Jesús  en la Vigilia de Oración del día 5 de enero a las 21:00 horas en la Catedral. Ha sido organizada por Catholic On Project y a ella se suma también la Delegación de Infancia y Juventud. Después de este encuentro presidido por nuestro Obispo, las cartas se llevarán a los distintos conventos de clausura de la Diócesis para que las religiosas oren durante todo el año por nuestras intenciones.

Recordad: «Pedid y se os dará» (Mt 7, 7)

Para que este año 2014 nadie se quede sin aquello que desea.

Vídeo CatholicOnProject (1:10)

Domund 2013Este mes de octubre la Iglesia recuerda especialmente uno de los mandatos de Jesús a sus discípulos: «Id y anunciad» (Mt 28, 7). Una solicitud que, además de surgir de los labios de Dios, brota en el corazón de aquel que ha conocido y vivido el amor misericordioso de Dios en su vida. Así nos lo ha recordado incesantemente el Papa Francisco desde los primeros días de su pontificado.

Esta llamada de Cristo a extender su Reino se concreta en la misión, en el envío a anunciar la buena noticia del Evangelio. Anuncio de palabra y obras al que todos los bautizados hemos sido llamados y que para algunos escogidos se convierte en vocación de vida. Unidos a los misioneros de todo el mundo, recordemos que el origen de nuestro apostolado debe ser siempre ‘fe + caridad’, como nos anuncia el lema del Domund 2013. Unidos a nuestro obispo D. Juan Antonio, pidamos:

«Para que en este mes, dedicado a las misiones, seamos más conscientes del don que hemos recibido al encontrar a Cristo y ardamos en deseos de comunicarlo a todos».

Además, pidamos por las intenciones del Papa Francisco y los obispos españoles en este mes de octubre:

General: «Que quienes se sienten agobiados hasta el extremo de desear el fin de su vida adviertan la cercanía amorosa de Dios».

Misional: «Que la Jornada Misionera Mundial nos anime a ser destinatarios y también anunciadores de la Palabra de Dios».

De los Obispos españoles: «Que el pueblo cristiano crezca en el conocimiento de las Sagradas Escrituras y camine a la luz de la Palabra de Dios recibida y transmitida en el seno de la Iglesia».

Vídeo RomeReports (0:39)

Con Cristo, ¡sobre ruedas!

Con Cristo, ¡sobre ruedas!

Este mes de septiembre marca para muchos la vuelta a la rutina, a los quehaceres cotidianos después del descanso de verano. Sin embargo, tenemos una promesa de Cristo que nos anima a encarar el curso con optimismo: «Yo hago nuevas todas las cosas» (Ap 21, 5). No es un optimismo ingenuo, sino un optimismo esperanzado que sabe que Dios actúa en la vida de sus hijos, que se deja ver en el hermano y que nos sale al encuentro incluso entre fogones, como decía santa Teresa de Jesús.

La Iglesia, siempre sabia y asistida por el Espíritu Santo, nos invita una magnífica fiesta para regalarnos la mejor compañía en este inicio de curso: la del Nacimiento de la Virgen María, Madre de Dios y madre nuestra en la fe y la esperanza. Por su poderosa intercesión, las bendiciones que deseamos para este curso y por las que trabajamos y oramos serán más fáciles de alcanzar en esta recta final del Año de la Fe. Así, unidos a nuestro obispo D. Juan Antonio, pidamos:

«Que nuestras comunidades cristianas comiencen el nuevo curso pastoral con ilusión y deseo de crecer en la fe y en la comunión, fortalecidas por la Cruz de Cristo y sostenidas por el amor de nuestra Madre la Virgen».

Además, pidamos por las intenciones del Papa Francisco y los obispos españoles en este mes de septiembre:

General: «Que los hombres y mujeres de nuestro tiempo, a menudo abrumados por el bullicio, redescubran el valor del silencio y sepan escuchar a Dios y a los hermanos».

Misional: «Que los cristianos perseguidos puedan testimoniar el amor de Cristo».

De los Obispos españoles: «Que el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones morales y religiosas sea respetado por los gobernantes y legisladores».

Vídeo RomeReports (0:35)